AROA, lo que mal empieza muy bien termina.

Pues, eso que el refrán no se cumplió en esta ocasión, porque como podréis comprobar lo que mal empezó, y digo mal…no porque mal empezaría sino porque Aroa en un principio parecía estar algo enfadadilla con las luces,jejeje. Pero bueno poco a poco  todo fue tornando a una feliz, y muy divertida sesión, tanto que creo que hace mucho tiempo no me reía tanto en el estudio.
Me quedé enamorada de Aroa, pero sobre todo de Maialen ( a ella también le doy clases de pintura) porque me encanto ver como cuidaba y quería a su hermanita, me recordó tanto a mi hermana preocupando se por mi………….., lo siento me pongo melancólica, pero es que estas cosicas me emocionan.
Bueno no me enrollo mas, espero disfruten de esta preciosidad , de su hermana y de una familia maravillosa.

Sin comentarios

Publica un comentario